Facundo Alberico
Escultor
Haciendo clic sobre cada una de las imágenes podrá verse en detalle cada una de las esculturas.
Familia Alberico
          Facundo Alberico es el penúltimo hijo de una familia compuesta por Papá José, Mamá Cristina y dieciseis hermanos más.
          Sus padres arribaron a la Argentina durante los primeros años del siglo XX como tantos otros inmigrantes italianos que buscaban un futuro mejor por estas tierras. Los mismos provenían de Atessa, Provincia de Chieti en la región de los Abruzzos en el centro de Italia.
          Se casaron con 15 y 13 años y siguieron el derrotero que los recién llegados de la época realizaban hasta que se instalaban en la Llanura Pampeana en el centro de Argentina, arrendando campos que hacían producir con el sudor de su frente. Inmigrantes, la mayoría analfabetos, que confiaron en la escuela para que sus hijos tuvieran un futuro promisorio.
          Facundo Alberico nace el 9 de abril de 1939 en la zona rural de Arias, Provincia de Córdoba (RA) y donde desarrolla su vida desde pequeño y cumpliendo solamente con la escolaridad primaria.
          Desde sus primeros años ayudaba en las diversas tareas rurales hasta que a la edad de 12 años comienza a trabajar en la Ferretería de Villarino y Gaidolfi de dicha localidad hasta los 20 años.
          Luego cumple con el Servicio Militar en Campo Los Andes, Provincia de Mendoza.
          Reincorporado a la vida civil vuelve a desarrollar su actividad en el campo junto a los otros miembros de la familia durante tres años hasta contraer matrimonio con la señora Antonia Barrile a la edad de 24 años. Por eso se traslada a vivir a la vecina localidad de Guatimozín donde trabaja en la venta y reparto de vino durante dos años para dedicarse luego a la albañilería.
          Doce años más tarde en 1977 cambia de rubro para ser marmolero dedicándose a la confección de mesadas, revestimientos, etc. entre otros quehaceres, trabajo que realiza hasta la actualidad.
          La escultura aparece casi de improviso en su vida y sin que medie preparación específica para ello.